Ósmosis inversa

FUNCIONAMIENTO DEL EQUIPO

La bomba de captación sumergible toma agua salobre o de mar a la que se somete a una cloración de choque y floculación y se mezcla en un filtro cesta, después llega al decantador lamelar donde permanece un mínimo de 15 minutos.

El agua ya decantada pasa a la bomba de baja presión, que impulsa el agua hasta el filtro de arena y carbón activo.

Se trata el agua químicamente mediante un antiincrustante y un ácido, posteriormente pasa por un filtro de cartuchos.

La bomba de alta presión impulsa el agua hacia las membranas, donde se produce por un lado el agua producto (potable) y por otro la salmuera, que es enviada a un desagüe.

La bomba auxiliar impulsará el agua producto desde el tanque hinchable de 15.000 litros para su distribución.

Una vez situada la planta en la zona de operación, el operador instalará la cámara ultravioleta.

Todo el sistema es controlado por un autómata programable.

DESCRIPCIÓN DEL TRATAMIENTO

El agua bruta es aspirada del punto de toma (lago, remanso de río, acequia, pozo, mar, etc.) mediante bomba sumergible B-01 unida a una manguera flexible, que alimenta al floculador-cámara de contacto del decantador.

A la entrada del agua bruta se inyecta floculante (cloruro férrico) BD-01 e hipoclorito de choque BD-02; el primero agrupa los sólidos facilitando su depósito en el fondo del decantador, y el segundo garantiza la destrucción de los gérmenes presentes. La regulación de estas dosificaciones se realiza manualmente en la propia dosificadora.

Estas dos bombas dosificadoras se encuentran enclavadas a la bomba sumergible B-01.

Previo a estas dosificaciones, existe un filtro de cesta (F-01) de 2mm que retiene los sólidos que puedan pasar a través del filtro de la bomba sumergible.

El floculador-cámara de contacto permite, por su volumen, tener un tiempo de residencia o contacto superior a 20 minutos, favoreciendo la clarificación del agua bruta así como su primera desinfección. Del floculador, el agua pasa al decantador por rebose.

En el decantador, de tipo lamelar, el agua es forzada a subir entre las lamelas de P.V.C. que originan un flujo laminar a velocidad baja e inferior a la caída de los flóculos formados por la acción del coagulante e hipoclorito inyectados.

Los flóculos y sólidos en suspensión caen sobre las lamelas, resbalan sobre ellas y caen al fondo del decantador, de donde son retirados periódicamente.

La parte final del clarificador constituye un depósito de almacenamiento de agua clarificada de donde aspira la bomba centrífuga B-02.

El agua impulsada por el grupo de presión (B-02) pasa a un filtro de sílex (F-02) para eliminar los sólidos residuales. Finalmente se conduce a través de un filtro de carbón activo (F-03) cuya función es eliminar los olores y sabores presentes en el agua así como cloro no consumido en la oxidación de la materia orgánica realizada en la cloración de choque anterior.

A la salida de este filtro, el agua ha sido tratada física y bacteriológicamente. En el caso de que el agua de alimentación sea químicamente potable -para lo cual se medirá la conductividad en el CI-01 o en el TM-1-, no será necesario efectuar el tratamiento de desalinización por osmosis inversa que se detalla a continuación:

El proceso de desalinización comienza con la dosificación de un antiincrustante bomba BD-03 y de ácido clorhídrico mediante BD-04, con el fin de reducir los peligros de incrustación en las membranas de osmosis inversa por precipitación de carbonato cálcico.

A continuación, actúa un microfiltro (F-04) para eliminar las partículas pequeñas en suspensión que pudieran fugarse del equipo de filtración.

La microfiltración tiene dos manómetros (entrada PI-06 y PI-07) que nos indican la pérdida de carga o atascamiento de los cartuchos. Cuando la diferencia de presiones en el servicio normal sea 0,7-0,8 bar, deben ser sustituidos por otros nuevos.

¡! Es muy importante no rebasar la diferencia de presiones, ya que los cartuchos pueden liberar materia en suspensión retenida a la osmosis inversa, así como la pérdida de presión en la aspiración de la bomba de alta presión B03, que impulsa el agua pretratada a través de los módulos de osmosis inversa.

Para proteger la bomba de alta presión B-03, se dispone de un presostato (PS-02) con indicación de alarma en panel y paro de planta. La osmosis inversa se pone en servicio de forma automática mediante un selector en el panel; la bomba de alta presión arrancará pasados 60 segundos. Esta temporización permite asegurarse de que la tubería está llena y tiene suficiente presión.

Para impulsar la bomba, un manómetro en línea (PI-08) mide la presión de la misma y la entrada a los módulos desalinizadores, donde el flujo se divide en dos corrientes:

El primero es el concentrado en sales (rechazo), donde se encuentran dos manómetros en línea (PI-01 y PI-11) que indican la presión en el agua. El caudal de rechazo se regula con la válvula SPV-04, hasta visualizar en el caudalímetro FI-02 el caudal indicado en los parámetros de ajuste.

La segunda corriente es el permeado de las membranas de osmosis inversa (agua osmotizada).

Al arranque de la planta se abre de forma automática la válvula VBA-11, y transcurridos 60 segundos arrancará la bomba de presión B-03 hasta el llenado del depósito auxiliar DP-01 mediante el nivel de máximo LSH-05.

A la salida de agua tratada osmotizada, existe la posibilidad de efectuar una mezcla con agua desinfectada y filtrada (válvula SPV-02 de ajuste fino). Esta mezcla deberá regularse en función de la conductividad del agua de alimentación (mediante el conductímetro CI-01) y de la calidad que indique el conductímetro CI-02.

El caudal total de agua potabilizada se indica en el caudalímetro FTQ01.

Una vez tratada, el agua es sometida a una cloración residual de 0.5-1 ppm (BD-07), con el objeto de evitar posibles contaminaciones posteriores al tratamiento, así como a un ajuste de PH mediante la dosificación de hidróxido sódico (sosa) BD-06, y si fuese necesario para remineralizar el agua dosificar con la bomba BD-05 (carbonato cálcico).

Para alargar la vida útil de las membranas, se efectúa un desplazamiento cada vez que se detiene la osmosis, con el fin de evitar precipitaciones en las membranas cuando el equipo está parado, desplazando el agua contenida en las membranas con agua osmotizada, que previamente ha sido almacenada en el depósito auxiliar DP-01.

Para el desplazamiento, cada vez que se detiene la ósmosis se cerrará la válvula motoriza VBA-1 y la bomba B-02 y B-03 aspirará del depósito DP-01 hasta que detecte el nivel mínimo (LSL-04) en el depósito.